REINA DE SANTIAGO 1950:
Conversando con la inolvidable Mimi Marinovic
El concurso Reina Zig Zag del año 1950 es considerado como uno de los más importantes en la historia de la belleza chilena. Un altísimo nivel de candidatas, una estupenda promoción a nivel nacional y un gran entusiasmo de parte de los chilenos, incluyendo al Presidente de la República que las recibió en su residencia de verano.
De ese grupo de Reinas, una joven y rubia candidata no pasó inadvertida. Luego de obtener otros títulos de belleza, Mimi Marinovic siguió un destacado camino en la vida profesional y política. En la actualidad es reconocida como una de las grandes pioneras chilenas.
En esta entrevista especialmente concedida para Chilean Charm, Mimi nos cuenta la historia de su vida...

Por Ricardo Güiraldes
Reinas de Las Comunidades Extranjeras. Mimi a la izquierda Mimi Marinovich posa con el traje regional de Yugoslavia
La belleza rubia de Mimi en todo su esplendor
Foto oficial como Reina de la Escuela de Derecho
¿Dónde nació Mimi?
Fui concebida en la costa dálmata, nací en Antofagasta y me crié en Santiago.
¿Cómo era en esos años de Reina?
Una adolescente en tránsito, con interés por el arte y llena de inquietudes. Tenía 16 años y daba mis pruebas de bachillerato para ingresar a la Universidad. Ya había alcanzado un reinado, lo cual era un indicio de condiciones físicas apreciadas en nuestro medio. A los demás lo primero que les llamaba la atención era mi cabello rubio y largo, lo que no era tan frecuente en aquella época.
¿Cómo fueron sus inicios de reina?
Como han dicho varias participantes en repetidas oportunidades, aunque no fuera creíble: "un día abrí la revista Zig Zag y encontré mi foto". Puede haber influido en mi caso, y probablemente en otros, el interés de la juventud por revivir las antiguas fiestas de la primavera con corsos de flores, poetas laureados, pierrots y colombinas.
En 1948 la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH) invitó a las facultades y liceos de la época a presentar sus candidatas. La reina fue una estudiante de un Liceo Comercial, Amalia Acuña, coronada en el teatro Municipal. Esta elección fue seguida del concurso organizado por la Revista Nuevo Zig-Zag en el verano de 1949, donde fue elegida Mireya Kulcewski.  
En la siguiente primavera, el entusiasmo fue mayor: la FECH extendió invitaciones a instituciones, como las colonias extranjeras residentes en Chile.
Entre los actos se efectuó una Kermesse con el fin de reunir fondos para la reconstrucción de la Escuela de Medicina, incendiada en Diciembre de 1948. Fui elegida Reina de la Colonia Yugoslava y en esa calidad asistí a la Kermesse. Nuestras fotografías empezaron a aparecer en los principales diarios y revistas, entre ellas el Nuevo Zig-Zag.
Recuerdo a la bella María del Carmen Eyzaguirre Quesney, reina del Instituto Pedagógico, con quien participamos en el concurso del Nuevo Zig Zag. En los carros alegóricos cargados de flores y juventud recorríamos las calles y avenidas atravesando alegremente el Santiago de hace más de cincuenta años.  
María Figueroa del Liceo 7 de Niñas fue ungida Reina de la Primavera en el Teatro Municipal. Así fue como algunas de mis fotos aparecieron en la Revista Zig-Zag, con unos votos que me sorprendieron.
¿Qué recuerdo tiene de esa experiencia?
Atrajo gratamente mi curiosidad. Fue la culminación del proceso anterior en un ambiente más formal y de gran organización. Pasamos por distintas etapas de selección: Reinas y Virreinas de provincias y de Santiago, después de las Playas, hasta la final en el Hotel O'Higgins en Viña del Mar. Nuestras fotos, aportadas por los auspiciadores del concurso, fueron publicadas en los diarios y exhibidas en el muro de una tienda muy conocida en el centro de la ciudad.
Algo que no he olvidado, es una visita a la Revista en la cual, sin aviso previo, me hicieron una entrevista acerca de la participación de la mujer en política, tema novedoso, por cuanto sólo desde el año anterior tenía derecho al sufragio en igualdad al de los varones. Respondí apoyando la idea, considerándola positiva para el desarrollo de una sociedad, lo que me valió, años después, un comentario negativo por parte de un político que no estaba de acuerdo con la participación de las mujeres en ese ámbito. Durante esa visita conocí al poeta español José María Souviron, quien me dedicó uno de sus libros de versos de modo muy halagador al hacerlo como un "homenaje a la monarquía de la belleza". Recuerdo, con afecto a Olga Balmaceda, nuestra chaperona, especialmente preocupada de nosotras, prudente guía para las más jóvenes.

EN EL CONCURSO REINA NUEVO ZIG-ZAG

La noche de la elección de la Reina de Santiago fue en el Waldorf, un salón de te, baile y restaurante muy moderno para la época, como todos los lugares donde se desarrolló el concurso.
Compartimos en la misma mesa con Blanca Echeverría, Yolanda Amunátegui, Berta Correa y otras candidatas, acompañadas por los organizadores del evento. A mi lado estaba el destacado periodista José María Navasal, con quien conversamos acerca de un hecho político que despertó la atención de los asistentes.
A la vez estaba preocupada de levantarme a las 4 de la madrugada para repasar mi examen de Geografía Universal que debía rendir esa misma mañana como parte de la prueba de ingreso a la Universidad.
¿Y una vez en Viña?
Conocimos la residencia del presidente de la República Gabriel González Videla, quien junto a su esposa Miti, nos invitó al Palacio de Cerro Castillo. Para una adolescente de 16 años, esas experiencias representaban una apertura a experiencias diferentes a las cotidianas.
¿Qué fue lo que más disfrutó?
Compartir con tantas jóvenes y enfrentar el público satisfacía mi curiosidad y afirmaba mi auto confianza.
Una anécdota al respecto: siempre fui rubia y me sentía un tanto deslavada, pero junto a nosotros participó en el Hotel O'Higgins una Miss Estados Unidos que era de tez más pálida que yo y no tenía ningún temor en mostrarse "descolorida" ante nosotras.
El concurso pasó por diversas etapas que ocuparon mucho de nuestro tiempo, lo que a esa edad nos hacía sentirnos importantes.
Ahora pienso que fue una experiencia positiva, que tal vez no valoré lo suficiente en aquellos años.  
Lo percibo como parte de un rito de transición que me ayudó a ampliar el mundo, a aprender nuevas normas y habilidades sociales necesarias para la vida adulta y a vivir la oportunidad de aceptación por parte de los otros.
Por ser descendiente de extranjeros, experimentaba la vida de un modo distinto a la mayoría y mi mirada era siempre curiosa. Desde muy temprano viví en búsqueda de conocimientos y significados necesarios para integrarme a la vida compartiendo con otros. En esa época la adolescencia era una etapa mucho más breve que ahora, tuve compañeras de colegio que se casaron recién terminados sus estudios escolares.
¿Hizo amistad con alguna concursante?
Durante el concurso compartimos en pequeños grupos, pero no cultivamos posteriormente relaciones de amistad. Existe si, una suerte de complicidad cuando nos encontramos en algún evento con las participantes de ese y otros concursos de esa década.
Mayores oportunidades de alternar con quienes han tenido una actividad más cercana a la mía, como Nora Bierwith Tagle, excelente pianista, o Gloria Legisos. Miss Chile 1954. Con esta última hemos sido colegas en la Facultad de Artes de la Universidad de Chile y hasta fui profesora de una de sus hijas en la misma Universidad.

LA VIDA CONTINÚA
¿Cómo continuó su vida en ésa década?

Cambió mucho, salvo un breve reinado a los pocos meses. A los dieciséis años ingresé a la escuela de Derecho de la Universidad de Chile y mis compañeros me postularon para reina de la Escuela. Ahí terminó mi carrera monárquica y empecé a atisbar mi verdadera vocación.
¿Con su belleza, no fue tentada a participar en el concurso Miss Chile?
En primer lugar le agradezco el atributo. Le puedo contar que estando casada y con un hijo se me ofreció participar en el Miss Chile para Miss Universo. Los organizadores y la persona que me lo ofreció eran muy respetables y tenían mucho interés en que participaran jóvenes con formación universitaria. Me excusé, puesto que en primer lugar estaba la familia en formación. Me casé y tuve cuatro hijos muy joven.
¿Cómo conoció a su marido?
Mi interés por la psicología y la psicopatología, junto a mis vicisitudes monárquicas, me llevaron a conocer al que es desde hace 56 años es mi esposo, Vïctor Jadresic. Él había visto mi foto en la calle Ahumada y según cuenta, pasé a ser la joven de sus sueños.
Nos casamos en 1952 y hemos tenido cuatro hijos varones, que nos entregan mucho cariño y satisfacciones.  
¿Qué nos podría contar de su familia?
Al mayor de mis hijos le he dedicado más tiempo y cuidado. Tiene una discapacidad que lo afecta en alto grado, pero que no le impide demostrarnos sus sentimientos y el fuerte lazo que nos une. Los otros tres, nos han dado muchas satisfacciones con su inteligencia, bondad y solidaridad.
Dos son ingenieros doctorados en la Universidad de Harvard y el tercero se especializó en Psiquiatría en Inglaterra, los tres con becas obtenidas por sus propios méritos. Con mi marido y con mi hijo psiquiatra hemos publicado e investigado.
Todos aman el arte y me han dado siete nietos.
Una de mis nietas es actriz y modelo; está casada, vive y perfecciona sus estudios en actuación cinematográfica y televisión en New York. Triunfó en el Concurso Elite Model 1999 y participó en la final en Niza.
¿Y los inicios de sus estudios universitarios?
Paralelamente a Derecho me inscribí en la Escuela de Bellas Artes y en la Escuela del Teatro Experimental de la Universidad de Chile. Desde muy pequeña había realizado estudios de piano en el Conservatorio Nacional de Música, danza y pintura con profesores y academias privadas y también había actuado en obras creadas para niños y presentadas en los teatros de ese tiempo.
Dejé el derecho para dedicarme a estudiar y aplicar el arte como un medio de conocimiento y desarrollo de las personas, especialmente en el campo de la salud mental y la educación.
Programé mis estudios de modo de alcanzar mi objetivo. Estudié Pedagogía en Artes Plásticas y en 1955 empecé a trabajar en el Primer Servicio de Psiquiatría een el Hospital Salvadory el Hospital Psiquiátrico. Integré un equipo multidisciplinario de profesionales de la salud con las ciencias humanas y el arte, impulsando un esfuerzo creativo de trabajo destinado a ayudar a quienes consultaban: fue el comienzo de las terapias mediante las artes visuales primero, el teatro como psicodrama después, y la integración de la música y la danza. Mi primer año con los pacientes dio por resultado mi memoria de título: "Aspectos estéticos, psicológicos y clínicos de la expresión artística".   
Esa línea de trabajo se afianzó en lo teórico con la cátedra de Psicología de las Artes que asumí en la Universidad Católica de Chile en 1957, mi contribución a la creación del Instituto de Estética en esa misma universidad, la colaboración con la Facultad de Medicina de Universidad de Chile en Cursos de Psicología General y Aplicaciones Clínicas de las Artes y mi posterior incorporación a la Facultad de Artes de la Universidad de Chile. Esa línea de trabajo culminó con la creación del Primer curso de Postgrado en la Universidad de Chile en Terapias de Artes, con las menciones Musicoterapia y Arte Terapia, que dirigí.

LOS AÑOS SESENTA

En los años sesenta desarrollé mis inquietudes políticas que venían desde antes. Me correspondió actuar activamente en la política y en la diplomacia, compartiendo con mi esposo los ideales y las ideas de la Democracia Cristiana. Fui dirigente del Departamento Femenino, única mujer en el Consejo Nacional y Secretaria General del Frente de Artistas e Intelectuales en la campaña presidencial de Eduardo Frei Montalva, en el cual participaron destacados Premios Nacionales y figuras representativas de la vida cultural de nuestro país.
Organizamos un Congreso del cual surgieron importantes propuestas que se materializaron durante ese gobierno. Como la creación de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (CONICYT).
También en 1966, la realización del primer encuentro de la Comunidad Cultural Latinoamericana, convocado por la Comisión Nacional de Cultura de la Presidencia de la República, la cual integré. Allí se hicieron recomendaciones relevantes sobre la promoción de la creación y difusión cultural.
Durante su gobierno formé parte de la delegación a la XIX Asamblea de las Naciones Unidas y durante seis años representé a Chile en la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, de la que fui Presidenta en 1970. Me correspondió aportar a la redacción de la Declaración sobre la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, documento que sirvió de base a la actual Convención sobre el tema. Esa experiencia implicó una tarea de alta responsabilidad por tener que actuar a nombre de nuestro país, tomar decisiones y alternar con personajes de gobiernos y posiciones muy diferentes como el Che Guevara y el Sha de Iran.
¿Fue difícil el ser mujer (y bonita) en un mundo que era dominado por el hombre?
No, pero tampoco fue totalmente fácil, por cuanto me correspondió ser pionera en muchos dominios de la vida: en el trabajo, en ser la primera y hasta ahora única chilena Presidenta de la Comisión de la Mujer de la ONU, en la Universidad, abriendo espacios a las mujeres al ocupar por primera vez ciertos cargos académicos, como asimismo, en otras partes, en las cuales el predominio de los varones era absoluto.
En la vida diplomática fue más fácil, por cuanto las normas están bien establecidas y se respetan. Cuando presidí comisiones en la Asamblea o en la Comisión de la Mujer, el letrero que indicaba mi posición decía Chairman. Con la creciente incorporación de las mujeres en todos los planos, el letrero dice ahora Chaiperson.
Respecto a atributos físicos y participación política recuerdo que en los comienzos de esa actividad, algunos pensaban que una buena presencia y ser rubia podía limitar la acogida por parte de algunos sectores populares. Recuerdo una vez que hablé ante los obreros del carbón en Coronel: le puse tanto empeño que al final fue uno de los discursos que sentí mejor recibido por los asistentes.

EL ARTE Y LA PSICOLOGÍA
Como le conté, mi vida académica empezó en 1957 y desde entonces hasta ahora he cumplido con todas las funciones que ella conlleva: investigación científica, docencia de pre y postgrado, administración, extensión, organización y participación en Congresos, pertenencia a instituciones científicas y artísticas nacionales e internacionales, publicación de libros y artículos de investigación en revistas nacionales e internacionales, entre otras cosas. En las dos universidades más tradicionales chilenas alcancé la más alta jerarquía académica como Profesora Titular. He investigado sobre los actores, los músicos y los artistas visuales. Mi último proyecto de investigación que terminó en 2007 llevó por título "El papel de los sueños en la creatividad y producción pictórica de artistas visuales chilenos".
Sus resultados mostraron que es posible incrementar la creatividad prestando atención a los sueños mediante la realización de diarios de sueños acompañados de dibujos. Trabajé con algunos de los artistas chilenos más reconocidos como Mario Toral, Gonzalo Cienfuegos, Carmen Aldunate, Samy Benmayor, Bruna Truffa, quienes colaboraron con gran generosidad. Repliqué la experiencia con estudiantes y los resultados se vieron confirmados.
En las entrevistas con los artistas se pudo apreciar la importancia de los sueños en el proceso y el producto creativo. Señalaron además su valor para facilitar el insight , la comprensión de si mismo y el crecimiento personal. Como una forma de agradecer a los artistas y difundir la experiencia, organizamos una gran exposición de arte que mostró los diarios de sueños, bocetos y la obra final creada por ellos a partir de los sueños.
Lo fundamental fue que pude comprender a tiempo que el "mundo del arte" y "el mundo de la ciencia" tienen ciertos elementos comunes. Lo principal: ambos son formas de conocimiento. En el libro "Sicología del Chileno, un estudio exploratorio de la personalidad nacional realizado a través del arte", lo planteamos claramente.
¿También se dedica a la pintura o la escritura?
Algo he hecho en pintura, canté en coros con la orquesta Sinfónica y la Filarmónica durante diez años. Participé en un documental de las Naciones Unidas sobre la mujer chilena en 1970, Mariana, del colombiano Gustavo Nieto. Fue exhibido en Europa y EEUU yen el l festival de Cannes.
He escrito libros, capítulos de libros y muchos "papers" en revistas científicas. Hasta publiqué mi autobiografía en un libro con varios autores a solicitud de la Facultad de Medicina, la misma que el año pasado me publicó un libro sobre música. También publiqué un trabajo escrito en en inglés, en colaboración con mi hijo Enrique Jadresic, sobre la artista chilena Carmen Aldunate.
Además pronto aparecerá un capítulo sobre el "Desarrollo de la Psicopatología de la Expresión y el Arte Terapia en Chile" en un libro referente al jubileo de la Societé Internationale de Psychopatologie de l'Expression et d'ArtTherapie, de la cual soy Vicepresidenta.
¿Con ese currículum, se da por satisfecha?
Jubilé en la Universidad, pero eso no significa que esté en la vida retirada que añoraba algún poeta. Dispongo mis prioridades y tiempo de acuerdo a mis posibilidades de acción dentro y fuera del hogar. He seguido publicando y tengo algunos proyectos que no quisiera adelantar. Disfruto más el compartir con la familia, mi esposo, hijos y nietos. He estado en el sur de Chile y en la costa central durante febrero registrando con la cámara fotográfica los momentos vividos con ellos.
Ahora me preparo a colaborar con las dos universidades de las cuales soy profesora titular, aportando a la redacción de los comienzos de la historia del Instituto de Estética en la UC y a la preparación del Segundo Congreso Latinoamericano de ArteTerapia en Santiago.
¿Sigue los concursos de belleza?
Si, al menos los más importantes. Me interesa observar para conocer y comprender como evoluciona la juventud, las mujeres, la sociedad entera. Mi especialidad, la Psicología de las Artes puede ser entendida también como Estética Psicológica y desde esa perspectiva me importan las características y las preferencias estéticas tanto en el arte como en las personas, lo que varía individualmente y lo que subyace en los niveles más básicos del sustrato biológico. He tenido alumnos que son Cirujanos Plásticos, a quienes les importan los factores que están en juego en la experiencia estética respecto a los seres humanos y las artes.
¿Se arrepiente de haber sido reina de belleza?
No. Fue interesante y grato, aunque recuerdo que poco después evitaba tocar el tema.
¿Existe gente que la recuerde como Reina?
Ocasionalmente, de preferencia personas de mi generación y algunos menores que lo han sabido a través de los mayores, de alguna revista o de una búsqueda por INTERNET y encuentran mi nombre en Chilean Charm.
Si tuviera la oportunidad de volver a un momento de su vida ¿cuál sería?
Mi respuesta tiene que ver con algo muy íntimo y probablemente le va a sorprender: los años en que amamanté a mis hijos.
Fotos: Ricardo Güiraldes; Archivo Chilean Charm; Mimi Marinovic
Eliana Camerati y Mimi Marinovic en la noche final de Reina Zig Zag 1950
En Reina Nuevo Zig-Zag 1950
A mediado de los años cincuenta
Mimi posa junto a sus hijos en una entrevista para revista EVA
La destacada chilena en Las Naciones Unidas
Mimi Marinovic en Las Naciones Unidas
Mimi Marinovic hace noticia con su cargo en las Naciones Unidas

La destacada chilena en los años sesenta

Su nieta Caterina Jadresic

Mimi en la época de esta entrevistaNU
CONTÁCTANOS
LINKS
QUIENES SOMOS
Creador y Director de Chilean Charm: Ricardo Güiraldes. Asesor Legal: Christián Vidal Beros
® Todos los artículos publicado son originales de www.chileancharm.com. Prohibida su reproducción total o parcial
www.chileancharm.com