ESTHER SAAVEDRA: Una elegante santiaguina de cabellos cortos es Miss Chile 1952

Entre doce finalistas, Esther Saavedra fue la ganadora del primer concurso Miss Chile que se realizó en el Club de la Unión de Santiago .
Mientras Zig-Zag continuaba con la búsqueda de sus reinas de belleza , la revista EVA tuvo la también quiso elegir a la mujer más linda del país. Según la publicación, la ganadora tendría la tarea de representar a su país en el naciente Miss Universo y además sería llamada "Miss Chile".
Los requisitos para participar no eran muchos: tener entre 18 y 28 años; ser soltera o casada; nacida en Chile; buena salud; belleza típica y ser modelo profesional o aficionada.
Las participantes deberían llenar un cupón publicado en la revista y los lectores podrían votar por sus favoritas, llenando otro cupón, válido por 10 votos (100 puntos).
Aunque no todas las concursantes aparecieron fotografiadas, igual algunos
lectores votaban (tal vez familiares y amigos) al ver simplemente los nombres.
Pero también, varias fueron eliminadas por no ser realmente chilenas. También era frecuente que los organizadores le rogaran a las candidatas para que enviaran fotos de mejor calidad o los datos personales correctos.
Pero, como en toda competencia, el incentivo mayor eran los premios que ganaría la Miss Universo: un contrato por la Universal International, durante un mínimo de seis meses prorrogables a siete años y una garantía de $5.000 dólares.
De quedar entre las cinco finalistas, los premios variarían entre otros contratos cinematográficos y dinero.
Cuando terminó el plazo para las votaciones, las candidatas debieron enfrentar un jurado.
ESCRUTINIO FINAL DE VOTOS EN REVISTA EVA
Teresa Adriasola: 1.000, Elena Álvarez: 1000, Gabriela Antúnez: 1000, Mariana Aracéliz: 1.010, Julia Bulings: 1000, Isabel Margarita Chaigneau: 1000, Mirza Díaz: 1010, Isabel Fornes: 1.030, Adriana Frascaroli: 1000 (se retiró por no ser chilena), Lucy Hahn: 1.000, Sonia Halabí: 1.010, Jeanette Hardenbilet: 1.080, Gladys Hevia: 3.100, Ligia Hevia: 1000, Doris Kleiner: 1.120, Ester Lavin: 2.200, Rebeca Letelier: 1.040, Vilma Lorenzi: 1.11, irginia Marín: 1.320,Carmen Miquel: 1.040, Odette Richard: 2.260, Hebe Rodríguez: 1.000, Esther Saavedra: 1.030, Renatte de Salinas: 1.000 (se retiró por no ser chilena), Olga Sartoro: 1.000, María Gloria Stine: 1060, Yolanda Utrera: 1.010, Marie Louise de Witting: 1.000.
ALGUNAS CANDIDATAS
Gabriela Antúnez
Esther Saavedra
Rebeca Leteler
Carmen Miquel
Odette Richard
Vilma Lorenzi
H. Rodríguez
Adriana Saavedra
Ester Lavín
Gladys Hevia
Virginia Marín
Ada Ugalde
Olga Saltoro
María Gloria Stine
Carmen Bravo
Carmen Pizarro
Rosa de Tapia
Cecila J. Marín (Chillán)
NOCHE DE ELECCIÓN MISS CHILE 1952
Las candidatas enfrentan al jurado en sus trajes de noche, llevando un número que las identifica. Ellas son, de izquierda a derecha: Rebeca Letelier, Mirza Díaz Rivera, Sonia Halabi, Esther Lavin, Esther Saavedra, María Gloria Stinne y Viviana Lorenzi
Miss Chile junto a otras candidatas. Al extremo izquierdo, Viviana Lorenzi, segundo lugar El jurado en la elección de Miss Chile 1952 Sonia Halabi, Esther Saavedra y Viviana Lorenzi
Foto oficial en traje de baño Foto oficial en traje de baño Foto oficialtraje de noche Foto oficial para Miss Universo
NACE EL PRIMER CONCURSO MISS CHILE
El concurso Miss Chile se había iniciado a fines de 1951, en las páginas de EVA y en Junio del año siguiente, de las 200 candidatas inicialmente inscritas, un grupo de doce llegaban hasta la final. Primero se realizó una preselección en el salón de recepciones de la empresa Zig-Zag, y después las finalistas desfilaron ante un jurado en el Club de La Unión de Santiago.
Entre el jurado habían pintores, críticos de arte, periodistas, artistas de cine y teatro y fotógrafos. Entre ellos, el famoso dibujante "Coke", Mario Vergara; el dueño de la la empresa Zig-Zag, Gustavo Helfman; Ghislaine H. de Astaburuaga, la directora de revista EVA; Felipe Díaz Ossa y la periodista Alicia Romo.
Un el reportaje de la época publicaba sobre el certamen:
"El certamen tuvo desde el principio un tono de evidente seriedad. Lo auspiciaban firmas tan responsables como los Estudios Universal International; Catalina y Panagra. El concurso se inició a fines de 1951 y alcanzó pleno éxito". También la directora de la revista EVA declaraba: "Pese al pesimismo con que se inició este certamen, poco a poco fuimos comprendiendo que estaba llamado a obtener un franco éxito. Desde luego, todo el mundo verificó que se trataba de algo serio y por ello las familias más distinguidas accedieron a que sus hijas salieran fotografiadas en traje de baño en las páginas de la revista".

LA FINAL
El día de la elección en el Club de la Unión de Santiago, las postulantes desfilaron en trajes de noche y finalmente se anunció el nombre de la ganadora: Esther Saavedra, una esbelta y elegante morena de cabellos cortos. Virginia Marín, recibió un premio especial por tener la mayoría de votos en revista EVA. La competencia había quedado atrás y ahora venían los preparativos, recepciones y visitas oficiales en honor a la nueva reina de la belleza chilena y lo más importante: el viaje a Long Beach.
Esthery su madre Esther y la Primera Dama Un saludo de despedida Antes de partir En el vuelo de Panagra Estheer llega al concurso
CONVERSANDO CON ESTHER SAAVEDRA EL AÑO 2005
Esther Saavedra extiende los brazos en forma paralela apuntando a la distancia, a un punto indefinido y dice: "siempre se me abrió un camino y simplemente lo seguí".
Es así como cuando su hermana mandó el cupón de inscripción al concurso de belleza de revista EVA, sin pensarlo mucho, avanzó por ese camino. También así, cuando en 1952 ganó el Miss Chile, dio otro paso adelante que la llevó por la ruta del Miss Universo.
Pero, ella no necesita tener 23 años o una corona para demostrar que sigue siendo una mujer estupenda y de una simpatía arrolladora. Tampoco hace alarde de ese pasado de reina ni sus viajes, como esposa del diplomático Manuel Trucco Gaete. Simplemente sus anécdotas van fluyendo con naturalidad y cierto dejo de nostalgia.
Cuando años atrás escribí un artículo para revista Paula, tuve que investigar sobre la historia del concurso Miss Chile, casi todas las publicaciones mencionaban a Gloria Legisos como la primera Miss Chile.

¿Por qué el silencio de tantos años?
Con un gesto muy característico en ella, Esther se encoge de hombros y cuenta:
-La verdad no sé. Tal vez porque no estaba en Chile. Una vez que regresé del concurso en Long Beach me quedó el "bichito" de los viajes, y cuando pude costeármelos partí al extranjero. Después, a fines de los '50 me casé y como mi marido era diplomático tuve la suerte de viajar mucho. Entonces, de cierta manera pasé muchas etapas fuera.

¿Por qué no coronó a Gloria Legisos?
-No estaba en Chile, pero tampoco me pidieron que lo hiciera. Para mí el haber sido Miss Chile fue algo que había terminado en el momento que regresé de Long Beach. Había sido una experiencia bonita. Tampoco se me pasó por la mente el que podía ganar el Miss Universo, aunque pienso que tenía condiciones como para quedar entre las semifinalistas.

¿Cómo era su vida en esa época?
-Nunca fui una niña mimada. Egresé de La Alianza Francesa y en 1947 estudié un año Pedagogía en Francés . Después me puse a trabajar. En 1949, participé en el Reinado de la revista Zig-Zag y me dieron el título de Miss Elegancia.
Esa era toda mi experiencia en las pasarelas. ¡Ah!, también había realizado un desfile de modas en el Club de Polo de Santiago. Fue entonces que al final rifaron un traje de noche a beneficio de las obras que en esa oportunidad se patrocinaban. La persona que se lo ganó tuvo el gesto de regalármelo.
Nunca se imaginó que el vestido regalado pasaría a la historia, como el traje escocés rojo que uso en el concurso Miss Chile.
Y hablando de trajes, Esther cuenta detalles de los vestidos que llevó al Miss Universo.
-En ese tiempo no había excesos. Todo era más natural que ahora. Yo misma me preparé la ropa. Incluso tuve que echar mano a la imaginación y de un manto para tapar el piano de la casa, me hice una tenida de echarpe y falda con flecos.
Claro que los organizadores me dieron el traje de noche para la final en Long Beach. Imagínate, resultó ser de terciopelo.Nada de apropiado para el verano de California.
¡El diseño terminaba a la altura de las rodillas desde donde nacía una especie de pantalla de lámpara de tul!

Entonces, ¿no le gustó nada el modelito?

Con su natural diplomacia, Esther agrega:
-Bueno, tal vez no era lo que yo hubiera elegido, pero mal que mal era un regalo.
Mi mamá me prestó un abanico de plumas blancas, que lo acompañaba muy bien.
Lo más divertido fue que cuando me lo estaban haciendo, en una "Boutique" del centro, se corrió la voz que yo estaba allí y la gente se aglomeraba a la entrada para verme."
Mirando las fotos del concurso llama la atención su estupenda figura en traje de baño, con un estilo moderno y estilizado, especialmente en una época en que las mujeres tendían hacer más "rellenitas".
Hoy, al verla vestida toda de negro, con una blusa azul cobalto, que agrega un toque de color a su elegancia, es evidente que después de tantos años, sigue siendo esa misma mujer moderna.
Esther es la primera sorprendida ante los halagos y a modo de quitarse méritos confiesa:
-Yo nunca me sentí la más linda o la más estupenda. Había miles de chilenas más regias. Esta niña era muy linda, dice apuntando la foto de Viviana Lorenzi, la candidata que resultó segunda en ese Miss Chile.
Incluso antes del concurso me había 'podado' el pelo y a manera de arreglármelo, tuve que hacerme la permanente. ¡Generalmente las reinas tienen el cabello largo peinado en un moño, listo para que les pongan la corona!.
Mi papá siempre decía que ni las cuatro hermanas juntas estábamos a la altura de la belleza de mi mamá. Mira, dice, señalando un impresionante cuadro de su madre en el living de su departamento: ¡Dime si no era estupenda!"
Pero la elección de Miss Chile había quedado en los salones del Club de la Unión de Santiago y ahora venía la competencia internacional a realizarse en el Long Beach Auditorium.

¿Tuvo algún problema con desfilar en traje de baño?
-Bueno, en Chile el concurso sólo había sido en traje de noche, pero sabía que en Miss Universo tendría que competir en traje de baño, así que era parte del concurso. A mí me tocó uno amarillo, que no era un color que me favoreciera mucho. Recuerdo que tuvimos que desfilar en trajes de baño por las calles de Long Beach, encaramadas en los carros alegóricos. Los carros tenían el diseño de una concha marina y llevaban en lo alto escrito el nombre de cada país. Ese día hizo mucho frío, incluso tuvimos que ponernos una especie de chalecos cortos. Cuando iba pasando ante un grupo de espectadores , me gritaron: "Are you chilly Chile?" Un juego de palabras con Chile y frío (chilly).

En un periódico peruano de la época destacaron su traje típico. ¿Cómo era?.

-Era de "huasita" de campo, de percal azulino, con florcitas blancas y rojas con una chupallita y delantal corto. Muy simple, pero bonito. ¡Es muy divertido ver ahora la foto, junto a la Miss Perú, a mi llegada a Long Beach, vestida de huasa y con chupalla!
Esther vuelve a sonreír, como atesorando en cada palabra el recuerdo de esa experiencia y tratando de recuperar en las fotos ese verano de 1952.
Llegó la elección de la Miss Universo. ¿Quedó conforme con el resultado?
-Claro, todas eran muy bonitas. Mi preferida era la alemana, pero como dije, nunca soñé con que yo podía ganar.
Habían otras candidatas que no quedaron nada de conforme porque no habían figurado.
Tenían una explicación para todo. ¡Que la Miss Alemania no había ganado porque hacía muy poco del fin de la guerra... Que la Miss Finlandia había salido Miss Universo, porque se realizarían en su país las Olimpiadas... por esto y por aquello! En general se justificaban las derrotas buscando razones de acuerdo al acontecer del panorama mundial.
Todo fue muy hermoso y a todas nos trataron muy bien. Todavía tengo guardada la "Llave de la Ciudad" que nos dieron como recuerdo.
Aunque realmente son pocas las chilenas que han figurado en el concurso. Recuerdo a Marianne Müller y por su puesto, a nuestra Miss Universo Cecilia Bolocco. A ella quise mandarle un fax con mis felicitaciones cuando ganó, pero por una u otra cosa, nunca lo hice.

¿Qué hizo después del concurso?
-Trabajé por tres meses en la firma Catalina, como era el compromiso adquirido al ganar el concurso ya que eran una de los importantes auspiciadoras del Miss Chile. Era en un gran edificio en la calle Ahumada y para mi sorpresa tenían uno de los salones adornados con mural inmenso de mi foto en traje de baño, sobre el carro en el Ocean Boulevard.
Esther hace una pausa y como pensando en voz alta pregunta:
¿Qué habrá pasado con ese mural después que demolieron el edificio?.
-Luego vinieron mi matrimonio y los viajes. Tengo interesantes recuerdos de mi vida en el extranjero, como esposa de Manuel Trucco, que fue embajador de Chile en Bolivia, Washington DC., Ginebra, Nueva York y Bruselas.
De hecho dos de mis hijos ahora viven allá. Tengo cuatro hijos. Dos hombres y dos mujeres y 14 nietos: seis norteamericanos, seis chilenos y dos belgas.
En 1995 enviudé y ahora tengo 77 años. ¡Nunca me he podido quitar la edad ya que siempre conté que era del 8, del 8 del 28. Era como una cábala!
¡Pero sigo trabajando! !En este departamento tengo mi oficina de Corredora de Propiedades!

¿Y qué significó el ser la primera Miss Chile?
Sus brazos se extienden nuevamente y apuntando las fotos y recuerdos del año 1952contesta:
-Entonces todo era más simple. Una cosa simpática, pero con el tiempo he ido tomando conciencia. También con los años el concurso ha ido creciendo en magnitud. Esther tiene una de esas cualidades, de que al poco rato de conversar con ella, da la impresión de haberla conocido de siempre.
Antes de despedirnos y como si ya supiera mi respuesta, pregunta:
-¿Cuál es tu signo?
Sagitario, contesto.
Esther Saavedra sonríe y cuenta: -Mi marido era Sagitario. Tengo muchos amigos Sagitario. Los Leo y los Sagitario nos llevamos muy bien."
¡Yo soy el primero en estar de acuerdo!
La mañana de la entrevista
En la embajada de Washington
En su traje de noche de terciopelo negro y el abanico de plumas
® Por Ricardo Güiraldes, especial para Chilean Charm
CONTÁCTANOS
LINKS
QUIENES SOMOS
Creador y Director de Chilean Charm: Ricardo Güiraldes. Asesor Legal: Christián Vidal Beros
® Todos los artículos publicado son originales de www.chileancharm.com. Prohibida su reproducción total o parcial
www.chileancharm.com