INGRID VILA RIVEROS:
La rubia antofagastina que en Julio de 1967 se convirtió en Miss Chile
Antofagasta despertó con el sonido del carillón que remeció la ciudad y hubo casi fiesta nacional por el triunfo de una de sus mujeres. Una estudiante de 19 años era coronada la más linda de Chile.

Esa mañana del viernes 31 de Junio, , una muchacha de 19 años se levantó con la ilusión de repetir la hazaña de Rosita Merello y darle una corona a su nortina Antofagasta. Por ahora, lo único que tenía en común con Rosita, era ese Cadillac que manejaba en la ciudad del salitre y que su padre había comprado a la ex Miss Chile 1955.
La primera etapa del concurso ya estaba superada: la noche anterior había logrado ubicarse entre las diez semifinalistas, de un grupo de 16 participantes. ¿Su nombre? Ingrid Vila.
Hacía días que Ingrid estaba en Santiago y al igual que las otras concursantes de provincia, se arregló en la habitación del hotel. Se probó el traje de baño azul marino con franjas verdes y rosadas y decidió lucir ese vestido de cocktail color claro, que le llegaba hasta la rodilla. Eran los años sesenta, pero en su maleta no había minifaldas.
Todo su vestuario era de invierno. De ganar tendría poco tiempo para renovarlo por tenidas veraniegas que estuvieran de acuerdo al calor de Julio en Miami.
Las 16 postulantes posan en la noche de la elección de las semifinalistas Las diez semifinalistas la noche de elección de Miss Chile
COMIENZA LA AVENTURA
Se lavó el cabello, se peino ella misma y casi no se maquilló. En realidad, nunca lo hacía. Tampoco se le ocurrió leer su horóscopo. Si no lo había hecho al coronarse reina de clásico local o al ganar el Miss Iberia ¿por qué ahora?
Los premios no eran gran incentivo. Después de todo no eran muchos: dos trajes de baño, una joya de fantasía, un canasto de cosméticos y un juego de blusas con medias del mismo color. Sin embargo volar a Miami era lo que más la emocionaba. No había dejado nunca el país y de ganar, tendría que cancelar ese viaje de curso a Salta, Argentina. Ese mismo curso del segundo año de Tecnología Médica de la Universidad del Norte, que esperaba su triunfo.
Las ventanas de la habitación dejan ver un frío día de invierno y reflejaron la imagen de una rubia de ojos café y medidas 90-60-90. Repasó sus gustos. Había que estar preparada para cualquier tipo de preguntas.
En cuanto a sus comidas preferidas, diría que le gustaban las parrilladas y los "spaghettis" y que sólo sabe cocinar por receta. ¿Y si preguntaran por su hombre ideal? Simpático, educado, culto., respetuoso, alto y sin bigotes, y en lo posible con una profesión.
Sólo quedaba mantener la calma y esperar unas horas para subir hasta el salón del piso 15

ELIGIENDO UNA MISS CHILE

Las 10 candidatas semifinalistas se identifican una a una ante un micrófono instalado en la pasarela y luego posan en conjunto. Hay de todos los tipos y para todos los gustos. Bellezas de apellidos extranjeros y otras muy chilenas, altas y bajas, de ojos claros y de ojos oscuros. Nortinas morenas y nortinas rubias. Todas sonríen y obedecen disciplinadas las instrucciones de los fotógrafos que quieren registrar cada detalle de la competencia.
Ahora las candidatas desfilan en trajes de baño y al estilo de los concursos internacionales, llevan una banda que identificaba su lugar de origen: siete de Santiago, una de Antofagasta, una de Vallenar y otra de Temuco.
El público aplaude entusiasmado y ya comienzan a destacar algunas candidatas y que también son las más aplaudidas. Cecilia Fredes, tiene linda figura y un tipo muy exótico, casi como una Miss India. Para muchos, Alicia del Pedregal tiene el mejor cuerpo. También es muy sexy la representante de Temuco, y todos quedan impresionados con los ojos claros de María C. Nuñez.
Pero, aunque temprano en la competencia, los periodistas y fotógrafos ya comienzan a tener una favorita: en cada oportunidad que Ingrid Vila se asoma en la pasarela, la orquesta toca los acordes de "Antofagasta", ese inmortal vals de Armando Carrera.
El jurado no se pierde detalle. Entre ellos, la periodista Yolanda Montecinos analiza concentrada, pone nota, levantaba la cabeza, analiza y vuelve a calificar. Es un jurado aplicado y concentrado. "El puntaje deberá ser ponderado en tarjetas especialmente confeccionadas y las notas variar desde el 0 al 20. Calificar la belleza de cuerpo y rostro, impresión general y desplante", les había dicho uno de los organizadores.
El puntaje ya está finalizado y ahora queda saber qué piensan las jóvenes de los sesenta.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS
Comienzan las preguntas y según la opinión de un periodista exigente, "algunas son bastante tontas". También las hay más serias: ¿Cuál es su postura frente al control de la natalidad?.
"Responder sobre el control de la natalidad es difícil. Tiene una respuesta de dos caras. Una, para quienes son católicos, que creen firmemente que no pueden privar a otro ser el derecho de nacer -opina segura Ingrid Vila- y para los otros que ven que el índice de la natalidad amenaza con impedir la subsistencia del mundo", termina diciendo y su pensamiento es recompensado con un cerrado aplauso de la concurrencia.
Otro jurado se interesas por saber a quién quiere y a quién no: "Amo a mis padres y por suerte, aún no he odiado a nadie ni a nada". continúa Ingrid.
El jurado se está entusiasmando y sigue interrogando a la rubia antofagastina, que para todos tiene una respuesta.
¿Lo que más desea para su ciudad?
"Espero se termine la construcción del Teatro Municipal y que haya fondos para un asilo".
El panel de jueces ya parece tener el panorama claro y ahora sólo queda encontrar una persona que no se equivoque al sumar los votos.
Las candidatos esperan sentadas en el final de la pasarela, separadas del público por unas pesadas cortinas. Algunas están muy calladas y otras fuman nerviosas. El locutor de radio Cooperativa, trata de describir cada detalle y traspasar la emoción del momento.
"¿Estás nerviosa? "Para nada", es la breve respuesta de la representante de Santiago, que apenas lo mira con sus "ojos maravillosos".

CELEBRAN LAS PROVINCIAS
Es ya la madrugada y las tarjetas con anotaciones y puntajes arroja el nombre de las finalistas y la nueva Miss Chile. -Sumar no cuesta nada- diría un jurado con dotes matemáticos.
"En quinto lugar, la representante de Santiago María C. Nuñez". Bajo los flashes los ojos de la nombrada resplandecen como nunca.
"Cuarto lugar, La representante de Santiago Alicia del Pedregal'. La morena posa como experta modelo y sonríe satisfecha. Dos años más tarde resultaría tercera en el Miss Chile.
"Tercer lugar, la representante de Temuco, Silvia Bahamondes".
La curvilínea joven sureña avanza feliz derrochando simpatía. "Con 750 puntos y en segundo lugar, la representante de Vallenar, estudiante de Sociología, Cecilia Fredes".
La linda y exótica morena de cabellos lisos y largos, recibe un gran aplauso de la concurrencia, que respalda su buena ubicación. Por primera vez una representante de Vallenar participaba en un Miss Chile y ella casi, casi, había ganado.
Luego vino una pausa, que para todo el mundo duró un siglo. El animador oficial interpreta la importancia del momento y con voz solemne anuncia:"Con 830 puntos, de 19 años y representante de Antofagasta, Miss Chile 1967 es la señorita Ingrid Vila Riveros".
El público estalla de alegría. La orquesta y los aplausos hacen tintinear hasta las lágrimas de cristal de las lámparas que cuelgan sobre la pasarela. Ingrid no pudo contener sus lágrimas: se acuerda de su padre, el comerciante descendiente de españoles que sigue los pormenores del concurso por la radio.
También recuerda a sus cuatro hermanas. Muy cerca, su madre la mira orgullosa.
La nueva reina es la única sorprendida. Antes que le colocaran la corona de Miss Chile ya todo el mundo lo sabía. Era difícil que los expertos y periodistas se hubieran equivocado. Los reporteros gráficos habían dado la tónica, fotografiándola durante todo el transcurso de la competencia. La prensa la habían tenido en todo momento de predilecta.
"Le dedico este triunfo a Antofagasta y estoy feliz de tener esta oportunidad de representar a Chile. Lo haré lo mejor posible", fueron sus primeras palabras.
Antofagasta despertó con el sonido del carillón que remeció la ciudad por el triunfo de una de sus mujeres.
Parte de las candidatas en la semifinal. Al frente, Miss Temuco
Finalizado los desfiles individuales, las candidatas se ubicaron en el centro de la pasarela y posaron par la prensa Miss Antofagasta se presenta
Ingris Vila es entrevistadaen el hotel Carrera
Ingrid fuma esperando el resultado
Cecilia Fredes, la exótica representante de Vallenar
Las candidatas esperan el veredict : Cecilia Fredes, Ingrid Vila, Silvia Bahamondes y Alicia del Pedregal
El nombre de la nueva Miss Chile es anunciado y la ganadora saluda al público. Atrás aplauden las finalistas
Las Cinco Finalistas posan para la prensa: María C. Nuñez, Silvia Bahamondes, Ingrid Vila, Cecilia Fredes y Alicia del Pedregal
La banda, una corona, una joya de fantasía y la alegría del triunfo Ingrid Vila, Miss Chile 1967, saluda al público que esa noche la convirtió en su favorita.
 
® Por Ricardo Güiraldes, especial para Chilean Charm
La prena de Julio de 1967
Centenares de telegramas: del Intendente, Alcalde y otras personalidades llegaron hasta su habitación en el Hotel Carrera.
A pesar de haberse acostado de madrugada, Miss Chile despertó temprano y asumió su papel de reina a la perfección. Toda la prensa quería entrevistarla. Vistiendo una falda angosta -hasta la rodilla- un "Beatle" de canutón, un medallón y zapatos de taco alto, demostró la misma sencillez que la había caracterizado durante toda la competencia.
Junto con los miles de detalles para su viaje al Miss Universo, Ingrid se dio tiempo hasta para asistir a un homenaje en su nombre, realizado por los antofagastinos en Santiago. Con sus maletas renovadas con un ajuar más veraniego, un traje de huasa -el vestido de noche lo tendría que comprar en Miami- , el 5 de Julio, a las dos de la madrugada, (cinco días después de su elección), Ingrid partió con su madre al Miss Universo.
De la Pampa vino Miss Chile
El anuncio de una final
Sin conocerse el resultado la prensa la destaca como la favorita a ganar
Un cigarro para calmar los nervios
Celebrando el triunfo
Ingrid rumbo al Miss Universo
Miss Chile 1967
CONTÁCTANOS
LINKS
QUIENES SOMOS
Creador y Director de Chilean Charm: Ricardo Güiraldes. Asesor Legal: Christián Vidal Beros
® Todos los artículos publicado son originales de www.chileancharm.com. Prohibida su reproducción total o parcial
www.chileancharm.com